Construyendo Una Cultura De Responsabilidad Social
Close

Siempre nos hemos preocupado por nuestra sociedad. Hermosillo se construyó a partir de la idea de hacer las cosas bien con nuestro equipo, nuestros clientes y nuestra comunidad. Como resultado, retribuir siempre ha sido algo natural para nosotros. Ciertamente antes no lo llamábamos Responsabilidad Social, pero el espíritu ha existido desde el primer día. 

A lo largo de los años, ese entusiasmo ha evolucionado en algo más concreto y coordinado. Ha traído, en consecuencia, la generación de proyectos de mayor impacto y alcance. Ese alcance también se ha visto ampliado por las personas que forman parte de esos proyectos. En estos casos, más gente equivale a más impacto.

Como dijo una vez nuestro fundador, Víctor Hermosillo, la responsabilidad social es una cuestión de “contagio”. Cuando empiezas a trabajar por algo con pasión, los demás te siguen de forma natural. Se trata de crear una cultura de ayuda, sutil, pero motivadora. 

En este post, nos gustaría compartir con ustedes el camino que hemos recorrido y lo que hemos aprendido de él. El objetivo final es ofrecer un resumen de lo que creemos que son los puntos clave para lograr una sólida cultura socialmente responsable dentro de una organización. 

Pero para ello, primero tenemos que abordar los conceptos. 

Concepto de responsabilidad social

Nuestro director corporativo, José de la Maza, lleva el concepto de responsabilidad social directamente a la aplicación de la empresa. Afirma que una empresa socialmente responsable es la que asume un papel de liderazgo en su comunidad, es consciente de sus necesidades y puede aportar soluciones valiosas. 

Del mismo modo, Víctor Hermosillo, expresa que la responsabilidad social consiste en ser y crear ciudadanos responsables, que se hagan cargo de las necesidades y problemas de su comunidad. 

¿Por qué es importante la responsabilidad social?

En su concepto más simple, la responsabilidad social se trata de ayudar. Si eres consciente de los problemas de tu comunidad y tienes capacidad de cambiarlo, el no hacer nada se traduce, en su mayoría, a ser indiferente.

La indiferencia hacia las necesidades de nuestra comunidad es una enfermedad. Rompe los hilos que unen a nuestra sociedad, provocando división y resentimiento social. En cambio, la subsidiariedad y la solidaridad generan unidad y fuerza. Por eso es esencial que nosotros, como empresas, participemos en nuestra comunidad como miembros activos. 

Iniciativas de responsabilidad social a lo largo de los años 

La clave es que las buenas intenciones se traduzcan en acciones. Hay muchas maneras de empezar a ayudar. Aquí mencionamos algunos de los proyectos más emblemáticos que hemos realizado en los últimos años.

CAHOVA Y CAVIM

En 2001, Macristy de Hermosillo recolectó el 70% de la inversión que hizo posible CAHOVA  (Casa Hogar para Varones) y CAVIM (Centro de Atención a la Violencia contra la Mujer). El primero da albergue a niños sin hogar y ofrece apoyo para que continúen sus estudios. CAVIM, por su parte, fue realizado para apoyar a las mujeres que han sufrido abuso doméstico. 

Hasta el día de hoy, CAHOVA y CAVIM siguen funcionando sólo gracias a las donaciones privadas, de nosotros y de muchos otros empresarios.

Hospital móvil COVID-19 

Adelantándonos a 2020, el año de la pandemia. Debido a que los hospitales locales estaban a tope, donamos la construcción de un hospital móvil para tratar a los pacientes de COVID-19. En esta iniciativa, trabajamos junto a la Fundación UABC y con múltiples donantes (particulares y empresas) para construir un hospital de 50 camas en menos de un mes y medio. 

Unidos Somos Mejores y OCUPA

El 23 de mayo de 2020, dimos inicio a la iniciativa «Unidos Somos Mejores». El propósito era recaudar el máximo de fondos entre nuestros colaboradores para donarlo a múltiples asociaciones de Mexicali, Tijuana y Monterrey que hacían frente a la batalla contra el COVID-19. Como grupo, nos comprometimos a triplicar la cantidad recaudada.

El 27 de mayo logramos terminar con un total de 498,550.00 pesos en donaciones. Que al final, se convirtieron en 1,325,650.00 pesos que entregamos a:

Además, a través de la iniciativa del movimiento OCUPA, recolectamos más de 1200 despensas que entregamos a más de 1000 familias en Mexicali.

La misión fue apoyar a quienes fueron afectados por la contingencia sanitaria.

Donaciones y otras actividades

En la misma línea, hemos descubierto que a nivel local hay varias instituciones establecidas que ayudan a múltiples causas. Hemos optado por financiar a múltiples organizaciones mediante donaciones periódicas, que apoyan a: 

Por lo tanto, siempre es una buena idea buscar las instituciones locales y acudir a ellas para ayudar.

Por otro lado, también puedes donar tus conocimientos y servicios. Por ejemplo, hemos construido infraestructuras para varias instituciones educativas. 

Iniciativas internas

Nuestra comunidad de colaboradores hace posible estas iniciativas. Para ello, hemos trabajado en la creación de una cultura interna que refleje nuestros valores como grupo. Algunas de nuestras iniciativas son:

Además, el año pasado marcamos un logro en Hermosillo, ya que nuestros colaboradores crearon sus propios proyectos para apoyar una problemática que identificaron en su comunidad. El mejor sería financiado y ejecutado con la ayuda de la empresa. 

El objetivo de esta iniciativa era hacer de la responsabilidad social no sólo un valor corporativo, sino un valor personal.

¿Cómo logras convertirte en una empresa socialmente responsable? 

Al final, la responsabilidad social consiste en tener un espíritu de ayuda. Una vez que se tiene eso, todo lo que se necesita es construir una cultura que vea por causas específicas. Y más importante, que el apoyo se dé constantemente. Es decir, que sea un compromiso y se hagan las acciones para lograrlo de manera sistemática. 

Este es un listado de 6 recomendaciones comprobadas por nosotros,  para crear un programa de responsabilidad social exitoso dentro de tu organización.

  1. Define los valores de la empresa: Deben ser claros y aplicables. 
  2. Vive los valores de tu empresa: Debes creer y practicar lo que predicas, así que actúa en consecuencia. 
  3. Promueve los valores en la empresa: Es importante compartir los valores de tu empresa desde la fase de adquisición de talento. 
  4. Construye un plan de responsabilidad social para los eventos programados según sus posibilidades.
  5. Comprométete con una o dos causas sociales (¡actualmente existen muchas!): Mantente centrado para poder ver los resultados rápidamente.
  6. Comunica los esfuerzos y logros hechos dentro y fuera de la organización: El objetivo principal es inspirar a otros para que sigan este camino.

Conclusión 

La responsabilidad social es un concepto fácil de entender, pero complicado de llevar a cabo. Empieza con el simple deseo de ayudar, pero se ejecuta creando un programa que fomente la acción. En otras palabras, la responsabilidad social de las empresas se consigue cuando la ayuda a una causa es sistémica. Es decir, se coordina y se impulsa para lograr un objetivo determinado en un periodo de tiempo establecido. 

Las acciones constantes significan compromiso, y el compromiso causa admiración. Cuando las personas que trabajan contigo empiezan a admirarte, seguirán ese camino. En resumen, hay que trabajar en la adherencia, y eso sólo se consigue con un trabajo apasionado. Inspira a tu organización, luego otros te seguirán.

Te ayudaremos a convertir en realidad tu proyecto
Somos la opción #1 para empresas internacionales que buscan construir en México
Contáctanos